#Retrato #íntimo de la #políticatapatía. #RodolfoGarcíaMateos, #periodistas, #Jalisco,#personajes

Rodolfo García Mateos

Retrato íntimo de la política tapatía

Aristoteles previa

 

 

 

 

 

1.-

En 1997 conocí a Aristóteles Sandoval, actual gobernador de Jalisco, en la casa materna de Enrique Velázquez, quien hoy día se desempeña como coordinador de la fracción parlamentaria del PRD en el Congreso local.

Aristóteles había sido presidente de la sociedad de alumnos de la preparatoria número 7, mientras Enrique Velázquez fue el representante de la prepa 5 ante el Consejo General Universitario.

Al momento de aquella presentación, Aristóteles era líder de Frente Juvenil Revolucionario (las huestes priistas) y Enrique Velázquez tenía a su cargo una secretaría en la Federación de Estudiantes Universitarios, mediante la cual aspiraba a convertirse en presidente de dicha organización.

Personaje curioso en esa época era un chalán de Enrique Velázquez, inseparable, fiel, faldero y silencioso, de nombre Ricardo Villanueva, quien actualmente despacha como Secretario de Planeación, Administración y Finanzas en el gobierno de Sandoval Díaz. A Villanueva se le veía acompañando a Velázquez a todas partes y horas sin decir ni pío; recibía órdenes y hacía mandados sin chistar; si había citas o reuniones en la oficina de la FEU, igual permanecía dentro o fuera como un mueble; y si se subían a una camioneta, él se iba directo a la caja. Paradójicamente, Enrique Velázquez no pudo llegar a la presidencia de la FEU, como tampoco lo hizo Aristóteles, pero años después –en el 2001- el apocado, gris y silencioso Ricardo Villanueva, sí. Y para cerrar el círculo, antes de ser la mano derecha de Enrique Velázquez, Villanueva lo había sido de Jorge Aristóteles en la prepa 7 y en la propia FEU.

 

2.-

Siendo senador por Jalisco en el 2011, Ramiro Hernández decidió moverse para salir en la foto y anunció su aspiración a ser candidato a gobernador. Sólo por eso es presidente municipal de Guadalajara.

Para que se tomara en serio su aspiración, Hernández García decidió dar la exclusiva a nivel nacional, en TV Azteca. Bien intencionado, Ramiro le pidió a un amigo suyo que pasara al aeropuerto por todo el equipo. El susodicho cumplió y estuvo puntual en el estacionamiento acompañado de un jovial asistente. Yo tuve que irme en taxi a la terminal aérea para integrarme a la camioneta, con tal de que pudiéramos preparar la locación de la entrevista frente a Catedral sin pérdidas de tiempo. Durante los trayectos y la comida que ofreció en El Chololo, el amigo personal de Ramiro Hernández presumió que era propietario del table dance Mónaco y que se mentaba la madre con el aún cardenal Juan Sandoval Íñiguez, mientras el asistente se saboreaba –al tiempo que manducaba machitos en la birria- a las dos gemelas que según dijo estaban por llegar al burdel, traídas por él mismo desde Bielorrusia.

 

vielma

 

 

 

 

 

 

3.-

Héctor Robles, actual alcalde de Zapopan, es un muchacho aplicado y adinerado al que la suerte le deparó conocer a Héctor Vielma Ordóñez en el Tec.

Héctor Vielma Valdivia es uno de los magnates de la ciudad. Dueño de la empresa Telecable, que en Zapopan fue el monopolio de su giro, el viejo Vielma Valdivia se hizo cómplice y amigo de numerosos priistas durante décadas, y por ende, miembro distinguido de ese partido. Su primogénito, Héctor Vielma Ordóñez, tuvo siempre lugar asegurado en la empresa familiar; de hecho, llegó a desempeñarse como director del Canal 8 sin la menor idea de nada. Pero un día se le ocurrió que quería ser político, y entonces su papi cobró favores, traficó con la pantalla de su canal, con la tendencia de sus noticiarios, unificó intereses y conveniencias y así consiguió que su vástago fuera consecutivamente candidato a diputado por el distrito 10 y candidato a la presidencia municipal de Zapopan, hasta que se le cumplió el caprichito. Todo ese tiempo su tocayo Robles se mantuvo cercano a Vielma junior.

Mientras duraron los reintentos, Robles Peiro asesoró a Vielma en todo; simultáneamente debutó justo en el Canal 8, y en pantalla lució bien: un joven mesurado, inteligente, articulado, académico, no muy crítico pero elocuente, nada empapado en las artes pero ilustrado en política y sociedad. Su futuro parecía asegurado como analista político. Pero Vielma junior al fin conquistó la alcaldía zapopana en el 2009… y designó a Robles como su Secretario de Desarrollo Social.

Ricardo Villanueva

4.-

Aristóteles Sandoval no tenía competencia para alcanzar la candidatura priista al gobierno de Jalisco. Desde su primer día como presidente municipal de Guadalajara la agenda se puso al servicio de construir la candidatura, con la inspiración sobre la marcha de cómo Enrique Peña Nieto edificaba la suya a la presidencia sin despeinarse. Aristóteles se creyó desde el primer momento lo del parecido físico con Peña y alucinó una historia paralela que sí se materializó hasta cierto punto.

Previo a las elecciones de 2012, cuando hubo que calmar a los inquietos que no tenían posibilidad alguna, la cúpula priista determinó consolar a Arturo Zamora y a Héctor Vielma con senadurías, a Ramiro Hernández con la alcaldía de Guadalajara y a Jesús Casillas con la de Zapopan. Sin embargo, Héctor Vielma se negó a heredarle su cargo a Casillas y sacrificó el pedazo de pastel que le tocaba a cambio de que se le permitiera designar como candidato en Zapopan a su fiel amigo Héctor Robles.

 

5.-

Pese a que la elección federal y la estatal están empatadas, hay un desfase descomunal en los días de toma de posesión: mientras el presidente de la República entra en funciones el uno de diciembre, el gobernador lo hace hasta el primero de marzo.

Así las cosas, los meses previos a la toma de posesión de Aristóteles Sandoval como gobernador fueron una fiesta infantil para su séquito. No dejaban de alardear, de amenazar a enemigos, de ofrecer toda clase de privilegios, chanchullos, negocios turbios; en otras palabras, no dejaron de portarse como lo que eran: líderes estudiantiles elevados a su máxima potencia. Fue entonces que Enrique Peña Nieto convocó al ya senador Arturo Zamora y le pidió concretamente que la hiciera de prefecto en medio del caos de los escuincles: que regresara a Jalisco como Secretario de Gobierno, le gustara o no al niño Aristóteles.

El asunto provocó que se retrasara hasta la medianoche de la fecha acordada el anuncio público de las designaciones del gabinete. Y es que quien estaba previsto que fuera Secretario de Gobierno, Francisco Ayón, ante la imposición presidencial de Zamora, tuvo que ser movido a la Secretaría de Educación, lo cual obligó a otros trueques y cambios de última hora.

Tan era Francisco Ayón el hombre de las mayores confianzas de Sandoval Díaz para manejar todo lo que le es ajeno, o sea todo excepto las relaciones públicas, que a él fue a quien dejó como alcalde sustituto cuando pidió licencia para ser el candidato.

 

6.-

En el 2003 buena parte de los colegas de “la prensa” deseaba el retorno de los priistas. Extrañaban particularmente los chayotes.

Si bien algunos periodistas grises, como Juan María Naveja, Isabel Trigo, Eduardo Mar de la Paz y Rubén Alonso, se pusieron al servicio de los panistas y amasaron sus fortunas, otros periodistas históricos, como Óscar Ábrego y Alfonso Javier Márquez, extrañaban el poder, las comilonas y la inclusión en negocios de gobierno, como se habituaron a vivir durante el priato. Esto llegó al extremo de que algunos mendigos, como Jaime Muñoz Polit y Jorge Águila, renunciaron a los medios de comunicación para irse a bolear la asesoría de imagen a Arturo Zamora, mientras algunos otros, como el ex corresponsal de TV Azteca Antonio Ceja, o como los sonorenses avecindados en Jalisco Bruno López y Gabriel Ibarra Bourjac, dobletearon asesorando priistas y al mismo tiempo conduciendo noticiarios y dirigiendo pasquines. A esos descarados los llamábamos entonces los pririodistas.

Por eso, en el 2006 los medios esperaban el triunfo de Arturo Zamora Jiménez. Durante años el penalista había encantado a los pririodistas con sus contactos judiciales, con sus arreglos instantáneos de asuntos variopintos, con sus opiniones de jurista ante cualquier llamado a salir al aire. Unánimemente los medios festejaron de forma anticipada la llegada de Zamora, con la excepción del periódico Mural; y quizá por lo mismo, tanto Zamora como el resto de los medios culparon a Mural de su derrota.

La nota que publicó dicho periódico una semana antes de las elecciones y que involucraba a Zamora con el narcotráfico, fue una vileza que realizó Diego Monraz: aprovechó a un notario senil, unas escrituras sospechosas y Zamora quedó embarrado con una paja falsa, pese a la viga evidente.

Ricardo-Villanueva

7.-

Diego Monraz Villaseñor, Secretario de Vialidad de Emilio González Márquez y principal asesor maquiavélico durante su mandato, operó en el 2012 la cargada de funcionarios y respectivos familiares que votó a favor de Enrique Alfaro.

Fue increíble. Enrique Alfaro, candidato de Movimiento Ciudadano, estuvo a un pelillo de empatarle a Aristóteles Sandoval gracias a dos fenómenos: el antipriismo en todo su esplendor el día de la elección, y la movilización que lograron las familias de los miembros del gabinete de Emilio para que votaran por Alfaro y no por el candidato del PAN, Fernando Guzmán Pérez Peláez, con la promesa de que Alfaro los mantendría en sus puestos y no así su correligionario.

Para asegurarse del triunfo de quien fue su pupilo desde los tiempos en la FEU, el capo de la Universidad de Guadalajara y del PRD en Jalisco, Raúl Padilla, designó ese año a un candidato a gobernador tan antitético a la simpatía izquierdista que bien puede ser visto como una burla. El candidato del PRD fue un ex alcalde panista de Guadalajara: Fernando Garza. ¿Quién que comulgara con el PRD y la izquierda iba a votar por Fernando Garza? Nadie. Y esa era la idea de Padilla López: que su PRD no le hiciera sombra a su Aristóteles Sandoval.

 

8.-

Lo primero que hizo Héctor Robles Peiro como presidente municipal de Zapopan, fue romper todo lazo con su padrino Héctor Vielma Ordóñez. Sin importar que éste hubiera sacrificado su senaduría para que él fuera el candidato, simplemente no quiso seguir recibiendo sus órdenes ni continuar protegiendo sus intereses empresariales.

Los cercanos a ambos cuentan que el distanciamiento es real. No se hablan, se odian, se maldicen. Los espacios del Canal 8 ya no entrevistan al “traidor”.

En el 2009, cuando Enrique Alfaro ganó la presidencia municipal de Tlajomulco siendo candidato del PRD, debió otorgarle –pues así se había pactado- una cuota del 70 por ciento de su gabinete a la mafia de Raúl Padilla.

Entre los emisarios de Raúl Padilla para trabajar en el gobierno de Tlajomulco con Alfaro estaba Enrique Velázquez, quien alcanzó a ser designado como Secretario de Desarrollo Social. El día del nombramiento me lo encontré en la Feria Internacional del Libro. “¡Ah, no sabía que fueras amigo de Alfaro!”, le dije. Velázquez González me miró desconcertado, pero no aclaró nada.

Una semana después, Enrique Alfaro anunció públicamente su ruptura con Raúl Padilla y asimismo con el PRD secuestrado por Padilla de ser necesario, aduciendo que era imposible trabajar con un setenta por ciento de colaboradores impuestos.

Y así llegaron al 2012: Alfaro Ramírez apuntó sus misiles durante toda la campaña contra el capo, a sabiendas de que Aristóteles no era más que su muñeco: el ahijado político que durante décadas esperó, para consagrar su poder absoluto en el estado.

 

9.-

Para que todo le saliera a pedir de boca a Aristóteles, Raúl Padilla le colocó en el Congreso local como coordinador del PRD a su gran amigo Enrique Velázquez.

En Tlaquepaque al fin se dejaron de rodeos y gobierna el hijo del señor feudal: Alfredo Barba.

En Tonalá ha vuelto a tomar el control su respectivo señor feudal: Jorge Arana.

En Tlajomulco conserva su bastión Enrique Alfaro con Ismael del Toro; al primero sólo le falta decidir si irá por Guadalajara o por Zapopan, para enseguida repetir como candidato al gobierno jalisciense. Mientras tanto el Movimiento Ciudadano, segunda fuerza electoral hoy día, se recarga en la elocuencia, el sarcasmo y la solidez intelectual de Clemente Castañeda, coordinador de los diputados de dicho partido, y quien come dos días sí y otro también con su homólogo Enrique Velázquez –audaz, culto y progresista, ciertamente- en La Vaca Argentina.

Es en el terreno fértil de las cuotas y los intercambios de favores donde cabe la inclusión de Elisa Ayón como regidora en Guadalajara: siendo prima hermana de uno de los pilares del primer círculo de Aristóteles, no la hubiera podido rechazar Ramiro Hernández. Pero con el perfil de Ramiro –ingeniero agrónomo, con su vida dedicada a la Confederación Nacional Campesina- y la calaña de sus amigos, tampoco cabía esperar honestidad danesa.

A la fecha, Ramiro le sigue restregando a Aristóteles la deuda que le dejó en Guadalajara. Así ni puede quedar bien con obras de relumbrón, ni halla con qué saciar el hambre de sus tiburones.

 

10.-

Y entonces regresó el PRI al gobierno de Jalisco. Y entonces los medios de comunicación no recibieron los cañonazos de dinero que esperaban, y los pririodistas siguen suplicando sus chayotes. Y entonces ahora, cuando aparece un caso como el de las grabaciones de Elisa Ayón, los medios no protegen a los priistas como antes. Y los priistas más se resienten. Y Raúl Padilla no aprueba desde las alturas más presupuesto oficial para publicidad en medios, porque confía en reconquistar a todos durante la próxima FIL con una mochila y una libreta. Y Ricardo Villanueva sigue siendo el mismo chalán, aunque le digan “súpersecretario”. Y hay más planteles de primaria en manos de la familia de Francisco Ayón que sucursales de Starbucks en el estado. Y Héctor Robles pasará a la Historia como el niño de dieces que fue alcalde de Zapopan y que confirmó la vieja premisa de que los cerebritos no sirven un carajo para gobernar. Y Aristóteles no sabe nunca qué decir o qué hacer, porque sólo le gusta nadar de muertito y además cree que así va a suceder ¡a Enrique Peña Nieto! Y la pregunta ociosa es: ¿para qué? ¿Hasta dónde llegan las metas de un porro-socialité? ¿Qué es lo que realmente quiere llegar a vivir? ¿Cuándo llega a su límite la ambición que se tuvo en la adolescencia por la fama y la popularidad?

Esos son los protagonistas de pacotilla de la política en Jalisco.

Rodolfo García Mateos

Rodolfo García Mateos

 

 

Rodolfo García Mateos