#MarcajePersonal @jandradej #Bornco, #Clouthier, #independiente, #mandatociudadano

El Bronco y Clouthier

Julián Andrade

La novedad del proceso electoral son los candidatos independientes que triunfaron. El más espectacular, por sus implicaciones, es Jesús Rodríguez El Bronco, ya que gobernará, Nuevo León, uno de los estados más prósperos del país.

El Bronco está lejos de ser un improvisado y cuenta con un gran respaldo popular, que se reflejó en las urnas, al que hay que sumar los no pocos apoyos del sector empresarial.

Desde que se postuló era evidente que tenía posibilidades (así lo escribí desde el 22 de febrero), pero la clase política tradicional no midió las señales y actuó con soberbia, ya que pensó que sin la estructura partidaria resultaba imposible lograr buenos resultados.

El Bronco, sin embargo, padecerá el no contar con una fracción legislativa y las negociaciones se le complicarán más que lo que ocurre en un modelo tradicional.

Aunque la cordura debe imperar para atender el mandato ciudadano y garantizar la gobernabilidad. El 49% de los sufragios, a favor del independiente, es una señal muy clara de lo que están pensando los regios.

Para tener una idea de la fuerza del próximo gobernador, si el panista Felipe de Jesús Cantú y la priista Ivonne Álvarez hubieran juntado sus votos no les alcanzaría.

Otro candidato independiente, ahora ya electo, que está haciendo historia es Manuel Clouthier. Desde hace años se empeñó, y con fortuna, en litigar en tribunales sobre el derecho de todos a votar y ser votados, sin el candado partidista.

Las reformas recientes fueron las que le abrieron la puerta, pero éstas no habrían ocurrido sin la persistencia del propio Clouthier y de otros, como el ex canciller Jorge Castañeda.

El hijo de Manuel Clouthier, uno de los personajes centrales de nuestra transición a la democracia, será diputado, ya que ganó en su distrito en Sinaloa y seguro aportará, porque es un político preparado y que además se ha curtido en las batallas más diversas.

Conoce el Congreso, porque ocupó una curul de la mano del PAN en el pasado.

Es un desafío, pero puede funcionar para darle aire al sistema, incluyendo legisladores cuyo único compromiso sea con sus electores.

Costará trabajo el ir ajustando las cosas, pero el principio es prometedor y puede abonar en revertir el cansancio y la crispación que ahora imperan.

Faltan condiciones y piso parejo, pero El Bronco y Clouthier demostraron que sí se puede romper el monopolio de los viejos partidos.

A partir de ahora, sin embargo, está en sus manos demostrar que ello fue una buena idea.


Twitter:
 @jandradej

*Esta columna se publica con el permiso del autor en este sitio. Su link en La Razón la encontrará en: http://www.razon.com.mx/spip.php?page=columnista&id_article=264300