La #SelecciónCroata gana su pase a la #Final de #Rusia2018.

RedacciónN3minutos. Con enjundia y con corazón, la selección de Croacia hizo historia y clasificó a su primera final de Copa del Mundo al vencer 2-1 a Inglaterra, en semifinal que se definió en tiempos extra.

En el Estadio Luzhniki, el equipo de los Tres Leones abrió el marcador al minuto 5 gracias a un formidable y sublime tiro libre ejecutado por Kieran Trippier, tras el primer tiempo disputado, los ingleses se marcharon a las regaderas con la ventaja parcial de 1-0.

En el segundo lapso, al 68’ Ivan Perišić por fin pudo hacer explotar a los hinchas balcánicos, pues se avivó dentro del área y como bailarín ejecutó un remate poco ortodoxo aunque muy efectivo, que significó el 1-1 que avistaba otro alargue para sus huestes.

A partir de este momento, la sorprendente Croacia se lanzó con todo al frente por la victoria; prueba de ello los remates de Ante Rebic, Marcelo Brozovic y Mario Mandzukic, este último fue quien estuvo más cerca de mojar, pero Pickford demostró su solvencia bajo lo tres postes británicos.

Así pues ambas escuadras terminaron igualadas durante los 90 minutos reglamentarios, por ende, se dispusieron a jugar el alargue. Cabe señalar que los croatas habían sorteado los Octavos y Cuartos de Final en penaltis, mientras que los ingleses sólo jugaron, previo a este duelo, una prórroga que se definió desde los once pasos.

El primer tiempo extra comenzó con un brillante cabezazo de John Stones que fue sacado sobre la línea de gol por Šime Vrsaljko cuando los fans británicos ya alistaban el grito de gol. En ese instante era evidente que el cansancio le pasaba factura a los eslavos, pues gente como Modric se mostró errática a la hora buena.

Casi al finalizar el primer tiempo extra, de nueva cuenta Pickford se vistió de héroe al detener con el muslo un remate a quemarropa de Mandzukic, mas todo terminó en un tiro de esquina que no generó mayor peligro.

La segunda parte trajo justicia para Croacia, pues el propio Mandzukic se encontró con la gajos y, sin pensarlo dos veces, metió un espléndido tiro de zurda que terminó por batir a la muralla inglesa, mención aparte el genial pase con la testa de Rakitic .