Histórica cumbre #Corea-EEUU termina con promesas de #Desnuclearización.

RedacciónN3minutos/Notimex. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong Un, firmaron un documento “exhaustivo” tras una cumbre histórica destinada a la desnuclearización de la península de Corea.

Los detalles sobre el documento serán conocidos próximamente señaló el presidente al concluir la cumbre de este martes, pero Trump afirmó: “estamos comenzando ese proceso muy rápido, muy, muy rápido” cuando se le preguntó si Kim había accedido a la desnuclearización.

“Ambas partes nos hemos comprometido a hacer cosas y a desarrollar una relación especial”, ha añadido Trump. “Creo que toda nuestra relación con Corea del Norte y la península de Corea va a ser una situación muy diferente de la que tenía en el pasado. Ambos queremos hacer algo, ambos vamos a hacer algo, y hemos desarrollado una muy vínculo especial “, sostuvo.

“Esto va a llevar a más y más y más”, comentó Trump.

Ambos líderes dirigieron algunas palabras a los medios presentes en la sala mientras plasmaron su firma en el texto.

“Estamos firmando un documento muy importante, un documento bastante completo, y lo hemos pasado realmente genial juntos, una gran relación … “Hemos desarrollado un vínculo especial”, comentó.

La reunión fue mucho mejor de lo que nadie predijo, agregó.

“Hoy tuvimos una reunión muy histórica, superamos nuestra historia pasada y nos embarcamos en un nuevo comienzo. Estamos a punto de firmar un acuerdo histórico y el mundo verá un cambio importante. Me gustaría expresar mi gratitud a Trump para hacer que esto suceda “, señaló Kim.

En respuesta a una pregunta sobre si los dos líderes se volverán a reunir, Trump dijo: “nos volveremos a encontrar, nos reuniremos muchas veces”.

Trump destacó que hemos aprendido mucho el uno del otro desde el apretón de manos histórico por primera vez. Donald Trump, señalóque la cumbre histórica con el líder norcoreano Kim Jong-un había sido “mejor de lo que nadie podía esperar” y adelanto que firmarían un documento tras las conversaciones.

A su vez, el líder norcoreano Kim Jong-un se comprometió a trabajar con el presidente Trump, para abordar los “desafíos”, mientras los dos líderes se reunían en Singapur para una histórica cumbre.

Aunque Kim no dijo cuáles son estos desafíos, su comentario fue tomado como una indicación de su voluntad de lograr la desnuclearización de la península de Corea y poner fin a décadas de hostilidad entre los dos países.

Con los dos líderes estrechando la mano en la primera cumbre entre un presidente estadunidense en funciones y un líder norcoreano, todos los ojos están puestos en si Kim aceptará abandonar el programa de armas nucleares de Pyongyang a cambio de garantías de seguridad.

En una reunión ampliada con altos funcionarios de ambas partes, cuyo comienzo estaba abierto a los medios de comunicación, Kim dijo a través de un traductor: “Habrá desafíos por delante, pero trabajaremos con Trump”.

“Superamos todo tipo de escepticismo y especulaciones sobre esta cumbre y creo que esto es bueno para la paz”, agregó Kim.

Trump respondió, diciendo: “Lo resolveremos … y espero trabajar en ello contigo”.

Después en una caminata que realizaron en las afueras del hotel donde se realizó la cumbre, Kim permaneció en silencio junto a Trump, quien hablaba con los medios.

Ambos hombres caminaron hacia la limusina del mandatario estadunidensey miraron hacia el asiento trasero, con Trump aparentemente mostrando algo a Kim dentro. Luego reanudaron su caminata.

“Mucho progreso, realmente muy positivo. Pienso mejor de lo que nadie hubiera esperado. De primera línea, muy bien. Vamos a firmar ahora”, dijo Trump a los periodistas, sin dar detalles sobre lo que se firmaría.

Después de su primer apretón de manos en el hotel Capella Singapore, en la isla turística de Sentosa, Trump, en un traje azul marino con corbata roja, y Kim, vistiendo un traje de estilo Mao, tuvieron un cara a cara acompañados solo por sus intérpretes, antes de asistir a la reunión ampliada.

Cuando los periodistas le preguntaron entre las sesiones individuales y ampliadas si renunciaría a las armas nucleares del Norte, Kim no respondió. Por su parte, Trump dijo que él y Kim estaban construyendo una “relación muy buena y excelente”.

La sesión ampliada incluyó al Secretario de Estado Mike Pompeo y al asesor de seguridad nacional John Bolton, y a Kim Yong-chol, vicepresidente del Comité Central del Partido de los Trabajadores de Corea, y el Ministro de Relaciones Exteriores Ri Yong-ho del lado norcoreano.

Trump y Kim continuaron sus discusiones en un almuerzo de trabajo con sus asesores. El líder de Estados Unidos tiene previsto reunirse con la prensa a las 16:00 horas locales antes de regresar a Washington, de acuerdo con la Casa Blanca.

Además de la desnuclearización de Corea del Norte, Trump y Kim también habrían intercambiado puntos de vista sobre cómo finalizar formalmente la Guerra de Corea de 1950-1953, que terminó con un armisticio, no por un tratado de paz.