El mundo #EnVilo, #EEUU y #Corea se vuelven a #Pelear

RedacciónN3minutos. Todo iba muy bien hasta que Donald Trump lo volvió a hacer,  “La cumbre de Singapur, para el bien de ambas partes, pero en detrimento del mundo, no tendrá lugar”, afirmó Trump en una carta abierta dirigida al líder norcoreano.

Poco después de publicar la carta en que se descartaba la celebración del encuentro entre ambos líderes, Trump dijo que el Pentágono y países aliados se alistan por si Corea del Norte opta por cometer algún “acto tonto”. No obstante el presidente dijo estar esperando por Kim Jong-un para entablar un proceso de diálogo.

“Ojalá que cosas positivas pasen respecto al futuro de Corea del Norte”, dijo Trump. “Pero si no, estamos más preparados que nunca antes”, advirtió.

El presidente también dijo que continuará “una campaña de máxima presión” sobre Corea del Norte. El mandatario estadounidense, en la carta, achacó la cancelación a la “abierta hostilidad” de Pyongyang. Trump dijo que tenía muchos deseos de conocer a Kim algún día.

Se esperaba con gran anticipación la anunciada cumbre en la que EE.UU. y quería convencer a Corea del Norte de que desista de su programa nuclear.

“No es apropiado”

“Anhelaba muchísimo poder estar con usted allá. Lamentablemente, basado en la tremenda ira y abierta hostilidad demostrada en sus más recientes comunicados, creo que no es apropiado, en este momento, tener la largamente planeada reunión”, declaró Trump.

“Usted habla de sus capacidades nucleares, pero las nuestras son tan masivas y poderosas que le ruego a Dios que nunca tendrán que ser utilizadas” añadió.

Con anterioridad, la alta funcionaria norcoreana Choe Son-hui había calificado de “estúpidas” unas declaraciones del vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, en las que dijo que Corea del Norte “podría terminar como Libia”.

El líder libio Muammar Gaddafi fue asesinado por rebeldes en 2011, después de haber renunciado a las armas nucleares ocho años antes.

Choe, que ha participado en varios intercambios diplomáticos con Estados Unidos en la última década, declaró que Corea del Norte no “mendigaría” por el diálogo y advirtió de una “enfrentamiento nuclear” si fallaba la diplomacia.

También este jueves, Corea del Norte aparentemente destruyó con explosivos los túneles de su único centro de pruebas nucleares.

Periodistas extranjeros en el centro de Punggye-ri, en el noreste del país, informaron haber sido testigos de una enorme explosión. Pyongyang luego declaró que el sitio había sido desmantelado.

Decepción de la ONU

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, declaró ante el Senado de su país este jueves que le recomendó a Trump posponer la cumbre.

“El momento no nos iba a permitir hacer algo histórico”, dijo Pompeo, quien sin embargo expresó que sigue siendo optimista en que se llegará a ese punto.

“Y el presidente también lo es”.

Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, expresó su profunda decepción con la cancelación de la cumbre.

Guterres urgió a las partes a continuar el diálogo para “encontrar un camino pacífico y verificable para la desnuclearización de la península coreana”, cita Reuters.