El curioso caso de #HubertusVonHohenlohe. #México, @COM_Mexico, @FEMEXFUTOFICIAL, #paisano, #bellezas. #Sochi

Fotos: twitter

 

Redacción N3minutos. Nunca a llegado en ninguna competencia olímpica a estar en los primeros lugares en Slalom, donde oficialmente compite por México y si compitiera por Austria, que es donde vive la mayor parte del tiempo, a menos que sea invierno y venga a alguna playa mexicana, no clasificaría para estar en los juegos olímpicos. Se trata del príncipe Hubertus Von Hohenlohe, quien el pasado 7 de febrero desfiló con la bandera mexicana en la inauguración de los juegos olímpicos de Sochi en Rusia.

Hubertus Von Hohenlohe, es hijo de los príncipes Alfonso Hohenlohe y la princesa Irá Fürstenberg, quienes vivieron una fugaz temporada en Puebla hace 55 años, en 1959, en ese viaje para dirigir la planta de Volkswagen, nació Humbertus. Después de 3 años el aún príncipe, regreso a su país y vive allá, aunque oficialmente nació en México y lo único que lo vincula es su casa en Los Cabos y la oportunidad que extrañamente le da el Comité Olímpico Mexicano de portar “orgullosamente” nuestra bandera. Habría que preguntar porqué este personaje nos representa.

Pero Humbertus, no sólo es un “atleta” que participa en competencias internacionales de esquí, donde lo más espectacular son sus caídas, sino también es cantante y fotógrafo.

Desde hace años lanza en Austria, un calendario de mujeres esquiadoras, al principio eran mujeres sexys, ahora las participantes de plano se quitan la ropa, algunas de las que han decidido participar en el calendario del “paisano” Humbertus, es la guapísima Jacky Chamoun, una esquiadora Libanesa que ha sido fuertemente criticada por el Ministerio del Deporte y Juventud de Líbano, pues en el video donde se presenta el calendario, se ve perfectamente su bello cuerpo semidesnudo, incluso ella ha tenido que pedir disculpas.

esquiadora libano

Es muy interesante el caso de Humbertus, en nuestro país que sufre para calificarse al mundial de fútbol y hay una gran controversia y drama, se permite a un príncipe que su mayor mérito es haber nacido en el país hace 55 años disfrutar de la fiesta olímpica invernal, para su lucimiento personal y para seguir reclutando bellas atletas que caen bajo sus encantos, pero de medallas o logros olímpicos para México, de eso…Nada.