#Columnaspolíticas de los #Principalesdiarios

Confidencial de El Financiero aclara: Los desinformados no hacen caso e insisten en grillas de café en que habrá cambios en Comunicación Social de la Presidencia, lo cual es absolutamente falso. Ahí está un colaborador leal del Presidente Peña y que disfruta esa tarea: Eduardo Sánchez. Y ahí seguirá.

Frentes Políticos de Excélsior pregunta: Brutalidad. En una de las más desafortunadas intervenciones políticas que se recuerden en muchos años, y al más puro estilo de los sicarios, Carlos Joaquín González, candidato a la gubernatura de Quintana Roo por el PAN y el PRD, amenazó con decapitar a quienes lo traicionen. Sí, lee usted bien. Quedó grabado que el aspirante a gobernar el estado tiene la plena convicción de que así se debe tratar a los traidores. ¿Y quiénes son?, obviamente, los que están en su contra. El aspirante advirtió a sus colaboradores: “Me decía Arturo Castro hacía tiempo: ‘La traición en Tijuana se paga con la muerte’, ¿ok?, entonces, no se vale. Los traidores que se larguen, porque si los agarro, los decapito”, sentencia. Y eso que todavía no tiene el poder, ¿se imagina?

Astillero de La Jornada comenta: A fin de cuentas, y al menos en el aspecto de nombres y expectativas, Televisa movió sus piezas sobre el tablero, pero terminó confirmando más o menos el mismo juego, ahora con la investigadora Denise Maerker en el noticiario nocturno, pero sólo con media hora disponible y con Carlos Loret de Mola en la mañana (http://goo.gl/fZ92Kc). Habrá de verse si hay algo más que un nuevo barajeo efectista.

Trascendió de Milenio Diario apunta:: Que todo parece indicar que ahora sí aprietan el ritmo los diputados, pues ayer en tan solo tres horas se cumplió el acuerdo de la Junta de Coordinación Política sobre el periodo extraordinario.mHacia las 13:30 el coordinador del PRI, César Camacho, salió a dar a conocer cuáles serían los temas a votar; tres horas más tarde, la Comisión de Justicia palomeaba sus tópicos y quizá los coordinadores ya encontraron espacios de entendimiento para hacer un trabajo más eficiente. A ver.

Templo Mayor de Reforma aclara: Con la velocidad de un Fórmula 1, el papá del piloto Sergio Pérez metió en tremendo broncón a Santiago Creel. El empresario y político Antonio Pérez festejaba en el paddock el tercer lugar de su hijo en el Gran Premio de Mónaco, cuando comentó a las cámaras de televisión que había visto la carrera en un yate al que lo invitó… ¡Santiago Creel! El dato no pasó desapercibido y, de inmediato, surgieron críticas en las redes sociales contra el supuesto derroche del ex secretario de Gobernación. La realidad es que a esas horas el panista no estaba en Mónaco, sino en la Colonia Anáhuac, encabezando el cierre de campaña de los candidatos del PAN a la Constituyente. Así que una de tres: o el polémico empresario se confundió de anfitrión, o Santiago Creel tiene un homónimo con yate, o el panista inventó una máquina de teletransportación y no le ha dicho a nadie.

Bajo Reserva de El Universal explica: No choqué, me chocaron: Felipe Calderón Todo habría quedado en un percance automovilístico más; sin embargo, una laguna informativa hizo que hubiera más de una versión sobre el choque en el que se vio involucrado ayer el ex presidente Felipe Calderón en Quintana Roo, estado en el que se encontraba para apoyar al candidato de la alianza PAN-PRD a la gubernatura, Carlos Joaquín González. Después de un buen rato de que se diera el choque, y que medios locales y redes sociales daban diferentes versiones sobre el incidente, don Felipe subió un tuit a su cuenta en el que dijo que “fuimos impactados por otro vehículo que no frenó”. No obstante, otras versiones incluso promovidas desde el gobierno federal, aseguran que era el propio ex mandatario quien conducía la camioneta, que iba a alta velocidad ya que iba retrasado al acto y que no fue un elemento del Estado Mayor quien manejaba. Esas versiones aseguran que luego del percance Calderón fue resguardado por los miembros de su escolta en una casa, subido a una Suburban negra y retirado del lugar del choque.